" Cada salida, es la entrada a otro lugar"


Este blog pretende transmitir la belleza y peculiaridad de lo cercano, los lugares que nos transportan en el tiempo y en el espacio. Rincones de nuestra geografía mas próxima que nos dejen sin aliento o nos transmiten una paz necesaria en momentos de dificultad. Espero contribuir a que conozcamos un poquito mas dichos lugares, y a despertar la curiosidad del lector para que en su próxima salida, inicie la entrada a otro lugar... un lugar al que viajar sin necesidad de sacar billete
.







jueves, 23 de enero de 2014

MAS DEL LABRADOR (MAS DEL LLAURADOR)



Junto a la carretera nacional 420, poco antes de llegar a la localidad matarrañense de Valdeltormo encontramos los restos de la antigua localidad del Mas del Labrador o Mas del Llaurador. Uno de esos núcleos de población convertido en ruinas sin alma, en viejos escombros sostenidos por el orgullo de permanecer erguidos, pero que se ven engullidos por el tiempo, los elementos y el olvido.


         Fue morada de nobles familias, de campesinos, de religiosos... hoy solo encontramos esqueletos arquitectonicos que nos ayudan a adivinar las trazas de esta villa olvidada. Entre sus ruinas destaca su iglesia, algunos arcos de medio punto, y porticos adintelados de las antiguas casas que todavía, pese a su mal estado, conservan el porte señorial de antaño. Os dejo un pellizco de la historia de este lugar extraída de la Wiki.

      
          Las primeras noticias existentes sobre el “Mas” datan de 1646, cuando la población albergaba a 90 vecinos y de 1787, en que eran 121. En 1834, la villa era un municipio independiente con ayuntamiento propio. Hacia 1915, José Pellicer, párroco de la localidad, convirtió la casa parroquial en una escuela religiosa con un internado para unos 30 alumnos.



      La Guerra Civil Española castigó duramente la población. Las consecuencias de este enfrentamiento bélico fueron el intenso bombardeo y la destrucción de gran parte de las edificaciones, que ya no fueron reconstruidas debido a la emigración de buena parte de sus vecinos en los años posteriores a las poblaciones de los alrededores.


     Actualmente, el único edificio que persiste en buen estado de conservación es la iglesia de San Juan Degollado (Sant Joan Degollat), construcción neoclásica del siglo XVIII de notable interés artístico, con campanario de sección cuadrangular y en cuya parte posterior se halla la sacristía y el fosar. En los últimos años se ha recuperado la tradición de organizar una romería a este templo a finales del mes de agosto, en la que participan los vecinos de las poblaciones vecinas.

         La población fue abandonada definitivamente por sus últimos vecinos en la década de los años 60 del siglo XX, debido al éxodo rural y a que la localidad no tenía los servicios básicos mínimos, por lo cual la calidad de vida era precaria.”